La amistad está en nuestros genes. Todos notamos que entre los animales hay amigos. Puede que lo notemos más entre los que consideramos más inteligentes. Tal vez entre los árboles también hay amigos. Nadie lo sabe. 

En nuestra CORTA visión “occidental” o europea, la palabra amic?tas, am?cus viene del latín. Me gusta la hipótesis de que esa “a”, que muchas veces significa “sin”, daría para pensar que se asocia a otra palabra en griego que traducida sería “sin” “ego”. Puede ser. Así como posiblemente “compa” “compadre”, se relacione con la palabra quechua «Khunpa» o «khunpay» que es su forma de decir “amigo”. Si usted cree que las únicas culturas son las occidentales …está “grave”:  hay infinidad: https://acortar.link/D4ekTH

Uriel, Luis Enrique y Carlos son amigos hace décadas -creo que todos ya pasaron de los 60 años- Los Arango lo son “de toda la vida, desde la adolescencia”. Muy pocas personas tienen amistades que se conserven. De hecho, la mayor parte duran meses, años y se evaporan en la liviandad del tiempo-espacio. Las redes sociales, especialmente el “care libro” vino a ayudarnos a mantener el contacto, empero, la amistad es un concepto que va más allá del ocasional saludo en cumpleaños o comunicar los chismes que queremos compartir.

“Hace unos 15 años se dio el primer encuentro” de los Arango con Uriel Escobar, “son mis únicos y verdaderos amigos” dice uno de ellos;  “Nos vemos cada 2 meses”, “Nuestros encuentros no son tan frecuentes como quisiéramos pero siempre encontramos  espacios para  disfrutar de la mutua compañía y compartir nuestras inquietudes” ; “La amistad se fundamenta en el  respeto y la confianza” “el afecto y la solidaridad” “valoramos y compartimos muchas visiones” “gran empatía y confianza al punto de considerarnos los tres como hermanos” ; cuando les pedí definirse entre ellos: “Luis. Persistencia para lograr un propósito” , “Carlos. La emoción a flor de piel”, Uriel_ “causa espiritual con profundidad”_ … no sé si la amistad les da para negocios comunes: generalmente es mejor separar lo uno de lo otro.

En fin, la vida ha pasado, a Luis Enrique lo conocí en 1991, en la AD-M19; a Uriel, hace unos 5 años en los procesos de https://emocionyespirituorg.blogspot.com/ y a Carlos, por esa época, en su ejercicio de Otorrino. Desconocía que eran “parceros”. Los tres tienen una cualidad: El respeto al otro. Con todos he tenido controversias, siempre en medio del respeto.  Unos “señores” con “bonomia” o “don de gentes”. 

Ojalá la vida los siga bendiciendo con ese escaso, muy escaso, tesoro espiritual llamado AMISTAD, muy cercana, como lo dicen ellos, a los conceptos de “familia espiritual” y de “hermandad kharmica”. 

 Twitter.com/orlandoparrag  

 http://tiktok.com/@orlandoparragopinion 

 http://youtube.com/@orlandoparragopinion 

 http://facebook.com/orlandoparragopinion 

http://threads.net/@orlandoparragopinion

Otras columnas de Orlando Parra